Mi Filosofía

Antes de todo, decir que el motivo por el cual he dejado todo esto publicado es para redirigir a las personas que me preguntan y se han interesado por mi manera de pensar y de paso, para tenerlo yo mismo siempre presente y no desviarme.

Creo que sería bueno para todo el mundo tener por escrito sus valores y las premisas que le guíen a tomar buenas decisiones en su vida y no perder el rumbo.

La verdadera felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, uno dice y uno hace están en armonía.

Mi frase TOP

1. Credibilidad

Ésta es la cualidad que más trabajo y valoro. La credibilidad no solo hacia los demás, sino hacia uno mismo.

Si eres coherente y tus acciones y hábitos están alineados con tu propósito de vida y tus objetivos, además de inspirar confianza hacia fuera, generas una seguridad y confianza en ti mismo que te harán alcanzar todo aquello que te propongas.

1.1) Humildad

Y para lograr esa credibilidad también es muy importante pensar y actuar con humildad.

No dejar de aprender y no tener miedo de decir “no lo sé”. A la larga es mucho mejor, y yo siempre intento tener el foco puesto en el largo plazo.

Leer es algo impresionante. Aprendes de la experiencia de otras personas. Sieeeempre se aprenden cosas… No sé cómo estuve tanto tiempo sin leer y nutrirme de esta manera…

Además, tengo la suerte de que en mi trabajo conozco de manera muy personal a muchos tipos de personas y perfiles diferentes, y de todas aprendo algo!

1.2) Respeto

La puntualidad también nos ayuda a ganar credibilidad. Si somos puntuales mostramos respeto hacia las otras personas y les hacemos saber que valoramos su tiempo tanto como el nuestro.

Intento tratar a los demás como me gustaría que me trataran a mi. Por lo que también intento siempre ser sincero, ser fiel a mis pensamientos y decir lo que creo, aunque muchas veces no es lo que la otra persona quiere o cree que “necesita” escuchar. Pero eso también ayuda a mantener tu credibilidad y siempre, a largo plazo, es mejor ser fiel a tus principios que actuar condicionado con las expectativas de las otras personas. Para mi, eso también es respetar.

Las cosas no se dicen, se hacen.
Porque al hacerlas se dicen solas.

2. Equilibrio y moderación

Super importante ser consciente de ello.

Hoy en día tenemos demasiadas oportunidades y tentaciones para realizar cosas que nos perjudican al alcance de la mano.

Ya lo decía Santo Tomás de Aquino:

“Es más fácil la abstinencia que la moderación”.

Con las cosas que me gustan, pero que perjudican mi salud, me las limito a un trimestre al año.

Desde «Sant Joan» hasta «Santa Tecla».

Desde mis fiestas favoritas (finales de junio) hasta las fiestas de mi ciudad (finales de septiembre). Y esto no significa que durante este periodo sea un desfase! jeje! Entonces entra en juego algo también «entrenable»: el autocontrol y la moderación…

Para mí es más fácil trabajar la moderación durante 3 meses y renunciar el resto del año, que andar intentando moderarme constantemente durante todo el año.

De esta forma, durante el resto del año como simplemente las conductas nocivas dejan de ser una opción, no tengo que andar constantemente gastando energía en vencer esa tentación o decidiendo si hacerlo o no… Y te aseguro que si me las limito, cuando accedo a ellas las disfruto muchísimo más…

3. Mis premisas para tomar decisiones

3.1) A nivel profesional

A partir de aquí, a la hora de tomar decisiones, arrancar proyectos o comprometerme con algunas actividades, siempre me guío por 2 premisas. Y ninguna de ellas es el dinero. Y no lo digo por quedar bien… Lo digo con la mano en el pecho, de verdad…

1ª: Que sirva de ayuda para alguien.

Puede parecer un tópico y que lo diga por quedar bien, pero eso realmente lo hago también pensando en mi. Si pones el foco en ayudar a los demás, sientes que lo que haces es útil y eso también repercute positivamente en tu confianza y ganas de trabajar.

2ª: Que sea sostenible para mi.

Que sea sostenible es primordial. Y para ello es necesario que me guste, que respete mis principios, que me motive y que pueda asumirlo en tiempo y energía. Solo de esta manera podré alcanzar la CONSTANCIA necesaria para persistir en el intento y no depender de los resultados para mantenerme motivado.

No lo hagas por la recompensa o el reconocimiento, sino por el placer de hacer lo correcto.

Normalmente todo lo que vale la pena en esta vida cuesta de conseguir, y el mismo hecho de conseguirlo muchas veces tampoco depende solo de ti. Así que mejor que lo que hagas te guste, te motive y esté en sintonía con tu propósito, porque sino cuando lleves un tiempo con ello y no veas resultados, lo dejarás. En cambio si lo sigues haciendo a gusto, con convicción y constancia, sin esperar los resultados, normalmente éstos acaban llegando.

Y si haces algo con motivación y cariño, que ayude a los demás y siendo perseverante, el ganar dinero será un efecto colateral… 😉

3.2) A nivel personal y tiempo de ocio

Y las premisas que sigo para tomar decisiones en mi tiempo libre son:

1ª: Que comparta tiempo de calidad con amigos y familiares, o conmigo mismo.

2ª: Que me apetezcan y/o me produzcan placer y divertimento.

3ª: Que no sean perjudiciales para la salud (o que estén dentro de los parámetros anteriormente mencionados de equilibrio y moderación).

La mayor de las locuras es sacrificar la salud por cualquier otro tipo de felicidad.

4. Filosofía Indomable

Y a partir de aquí, el resto de valores y patrones de conducta que intento seguir son los propios de la Mentalidad Indomable, la que expongo y escribo en mi cuenta de Instagram y en la página web de indomables.