Tu última Operación Bikini

Que este verano sea un punto de inflexión

La Operación Bikini que vamos a plantear, de Operación Bikini solo tiene el nombre.
Aquí priorizamos el rumbo a la velocidad.
El largo plazo al corto plazo.
El paso lento y firme al sprint.
Queremos que sea la última Operación Bikini de tu vida.

¿Operación Bikini?

 

Vale.

Ahora que estás aquí, deja que te pida una cosa:

Olvida lo de Operación Bikini.

Sí. Así de claro.

Olvídalo.

Yo no quiero contribuir en toda esta movida de la «Operación Bikini» que juega con la ilusión y la salud de personas impacientes y/o desinformadas.

Esto no va conmigo.

Aquí vas a encontrar lo que quiero para las personas que más quiero y aprecio.

Y lo que aplico también conmigo mismo.

 

Esto es lo que te promete una Operación Bikini tradicional:

«Págame X €uros, sacrifícate durante X días y luce un -Cuerpo10- en verano»

Más o menos funciona así…

 

Bien.

Los beneficios de mi propuesta también van por ahí:

  • Menos grasa corporal
  • Más fuerza y tono muscular
  • Mejor calidad de descanso
  • Más resistencia cardiovascular
  • Menos estrés y ansiedad
  • Más energía y vitalidad
  • Mejor humor y capacidad de concentración

Pero…

¿Cuánto de cada cosa?

Pues no lo sé.

¿Y en cuánto tiempo?

Tampoco lo sé.

Y la verdad…

No me parece importante.

(Y en mi opinión, desconfía del que te asegure resultados sin conocerte…)

 

Lo importante es que la tendencia sea positiva y el paso firme y sostenible.

Que los cambios de hábitos se queden.

Y los beneficios que consigas, TAMBIÉN.

«No es la velocidad, sino la dirección lo que realmente importa. Hay demasiada gente yendo muy deprisa a ningún lado».

 

 

Te propongo 2 cosas, elige la que quieras:

 

La primera.

Mira. Si eres muy impaciente y solo te importa estar a tope este verano, no hace falta que le pagues a nadie, haz ésto:

Sal a correr cada mañana en ayunas y come mucho menos que ahora. Cuanta más hambre pases mejor. A fondo. Sin mirar atrás. Hasta que la motivación se acabe o veas que no puedes dormir por las noches.

De esta manera perderás mucho peso en poco tiempo y no te gastarás ni un €uro.

Eso sí, ya después del verano «sálvese quien pueda». A mí no me busques…

 

La segunda.

Si eres consciente de que con la salud no se juega, de que la prisa mata, y de que los cambios bruscos a corto plazo se pagan en el largo plazo…

te propongo lo siguiente:

Entrena tus hábitos con el Entrenamiento Invisible.

¿¿¿Eing???

Quizá ahora estés diciendo: «- Este hombre ahora se nos ha confundido… ¿qué dice de invisible?»

Pues no, no.

Has leído bien.

ENTRENAMIENTO INVISIBLE

Y me preguntarás… ¿Pero pa’ qué?

¿Qué tiene que ver esto con la Operación Bikini, adelgazar, ponerse fuerte y estas cosas?

Pues todo.

Te cuento.

1

Ahora mismo quizá no consigues entrenar con regularidad o cuidar tu alimentación.

2

Sientes a menudo tu cuerpo cansado o tienes molestias físicas que te hacen tener pocas ganas de entrenar y moverte.

3

Incluso sientes que comes más por emociones que por necesidad energética.

Necesitas que tiren de ti…

El diagnóstico es claro:

Vives en contra de tu cuerpo. Tus hábitos y estilo de vida NO respetan las necesidades de la naturaleza humana. Estrés y/o ansiedad, mala calidad de descanso, sobrepeso, etc, etc…

 

Que no seas regular entrenando o que te alimentes mal NO es el problema, SON LOS SÍNTOMAS.

 

¿Cómo se mejora todo eso?

Con el Entrenamiento Invisible.

 

¿Sabes qué pasa cuando alineamos nuestros hábitos con las necesidades de la naturaleza humana?

  1. Mejora nuestra relación con la comida.
  2. Nos sentimos más activos y con ganas de movernos.
  3. Mejora el humor y la gestión emocional.
  4. Menos fatiga crónica y/o dolores articulares.
  5. Más productividad y capacidad de atención.
  6. Mejoran nuestras relaciones personales y profesionales.
  7. Incluso mejora nuestra relación con el dinero y las finanzas.

 

Entrenar y comer sano deja de ser una obligación forzosa.

 

Si ponemos mal el foco es una lucha perdida.

Si no vivimos a favor de nuestro cuerpo (y mente) seguiremos dependiendo de la motivación inicial y de las prisas.

 

Créeme.

Llevo muchos años en esto.

He visto mucha gente subida en esta «montaña rusa».

 

Cuando empecé a trabajar como Entrenador Personal pensaba que arreglaría la vida de todo el mundo enseñándoles a entrenar y alimentarse correctamente… pero hasta que no aterricé y di con la raíz del problema, los resultados eran mediocres.

Mediocres para mí significa volátiles/pasajeros…

… como en la Operación Bikini tradicional…

Se ponían en forma durante un tiempo, pero cuando era el momento de seguir por su cuenta lo dejaban y lo perdían todo, e incluso ganaban más grasa que antes (típico efecto rebote).

 

A partir de este aterrizaje, los efectos de mis programas fueron más duraderos.

Mejor dicho, fueron indefinidos.

Mis clientes conseguían consolidar hábitos.

 

Por eso decidí reunirlo todo en un método y enseñarlo online.

Para que las personas que no pueden permitirse invertir en un entrenador personal, también puedan aprenderlo.

Aterrizaje Operación Bikini

En esta foto salgo yo aterrizando.

Y me encantaría que tú también lo hicieras.

 

Te presento el Método Galo

En caso de interés en aprender cómo funciona el Entrenamiento Invisible en 9 semanas, mira aquí o en el botón, justo debajo.