Empiezo con una adivinanza (relacionada con lo de conectar con la naturaleza):

¿Sabes qué hice el día que escribí este post? 

Ehh!! ¡Sé paciente!

¡No vayas a la solución directamente! 🙂

Te doy pistas:

Es una acción que antes se hacía mucho más que ahora.

Algo que si vives en una ciudad probablemente nunca la hayas visto y mucho menos hecho.

Una tarea que los que no somos vegetarianos solemos delegar en profesionales del sector primario.

¿Ya lo sabes?

Una última pista…

Es algo que no es muy agradable de hacer, y en la que puedes acabar con más de un arañazo y picotazo.

¿Ahora sí?

En efecto, hoy voy a sacrificar un pollo…

No es algo que me alegrara tener que hacer (incluso me sentí un poco mal), pero me parece coherente que si consumo pollo habitualmente, de vez en cuando experimente de primera mano todo lo que eso supone.

Porque comprar una bandejita y no ver el proceso que hay detrás no significa que no estemos participando en ello…

Además, lo que sucede en mi caso es que mi padre toda la vida ha tenido gallinas en el pueblo, y claro, de vez en cuando van naciendo pollos…

Mi padre hace unos 5 años que es vegano, por lo que dejó de sacrificar pollos para nuestro consumo.

Desde entonces, cuando había más de un gallo adulto en el corral, antes de que se pelearan a muerte, soltaba uno al bosque y allí pues pasaba a formar parte de la alimentación de los animales que viven en el bosque (normalmente zorros).

Hasta que un día dije: 

En vez de comprar pollo sin saber de dónde viene, cómo se ha alimentado y en qué condiciones ha vivido, ¿por qué no consumir alguno de los que tiene mi padre y que sé exactamente de dónde viene?

La diferencia es que ese tengo que “gestionarlo” yo mismo…

Pero bueno, venga… Que ya me estoy enrollando como siempre… 

No te preocupes… 

Con el 5º Mandamiento no tienes que sacrificar un pollo con tus propias manos.

Y con eso tampoco pretendía entrar en debates sobre el consumo de carne y el veganismo, ni evidentemente ofender a nadie…

Solo quería compartir contigo un poco mis sensaciones en ese momento…

Dicho esto…

¿Por qué hay que conectar más con la Naturaleza y menos con la Tecnología?

Pues por lógica y coherencia pura y dura.

Como siempre, se trata de respetar quiénes somos, cómo somos y de dónde venimos. 

Nuestros genes pasaron el 99% de su existencia en un entorno natural y aún lo reconocen como su verdadero hogar.

Cuando respetamos eso, nuestro cuerpo y mente funcionan mucho mejor.

Ya sabes que Los 10 Mandamientos para perder grasa y que no vuelva no son solo para eso…

Sobre todo sirven para alinear nuestras acciones y hábitos diarios con nuestra naturaleza como seres humanos.

Esa es la única manera de tener unos niveles óptimos de grasa, y además, gozar de un buen estado de salud físico y emocional a largo plazo.

¿Por qué te piensas que las casas o los pisos con vistas más naturales son más caros? 

Porque vivir viendo naturaleza nos hace más felices… Eso, en cierta manera, te hace conectar con la naturaleza.

Cuando vas conduciendo y tienes dos rutas alternativas para llegar al mismo destino, ¿no prefieres pasar por el camino con vistas más naturales aunque eso te lleve un poco más de tiempo?

Es que lo llevamos dentro… Nuestros genes nos empujan hacia eso…

Equilibrio y Realismo

Evidentemente nuestra sociedad ha evolucionado y, hoy en día, vivir sin tecnología es muy difícil, e incluso diría que no es recomendable.

No hay que olvidar que también somos seres sociales por naturaleza y si desconectamos de la tecnología indirectamente también nos estamos desconectando de la sociedad… Sobre todo en estos tiempos que corren… Y ya sabemos que desconectar de la “tribu” tampoco es sano.

Y además de socializar, la tecnología nos permite desempeñar la mayoría de nuestras profesiones.

Así que lo que tenemos que intentar es ser conscientes del conflicto que existe entre nuestros genes y nuestro entorno/sociedad actual, y tratar de encontrar el equilibrio que no nos perjudique demasiado…

Lo repito porque es super importante… Encontrar el EQUILIBRIO.

Entre el blanco (vivir siempre en la naturaleza) y el negro (dormir con la TV encendida) hay una gran escala de grises…

Cada uno debemos encontrar el tono de gris que más nos beneficie, pero sin dejarnos llevar por lo cómodo…

Recomendaciones para conectar con la Naturaleza y desconectar más de la Tecnología

Otra vez te digo… ¡No te preocupes!

Si me sigues en mi cuenta de Instagram me habrás visto muchas veces bañarme en el mar en invierno.

No hace falta que tú también lo hagas… jeje!

(Aunque es verdad que tiene unos beneficios metabólicos y emocionales increíbles… Y además me encanta!).

Pero no hace falta que todos hagamos las mismas cosas.

Lo importante, como siempre, es que tomes conciencia, reflexiones sobre tu caso y saques tus propias conclusiones.

Así que voy a darte algunas ideas:

  • Aprovecha tus días libres para subir montañas, caminar por senderos, visitar lagos, playas vírgenes, etc.
  • Apaga el móvil más a menudo. (Yo cuando digo que lo hago me miran como si viviera la vida al límite…jeje!)
  • Haz ejercicio al aire libre.
  • Por la noche evita las pantallas y utiliza luces cálidas e indirectas simulando una hoguera.
  • En vez de ver la TV o la tablet puedes aprovechar para leer.
  • Duerme totalmente a oscuras y baja o apaga la calefacción.
  • Queda con gente y ten conversaciones paseando por un parque en vez de sentados en una cafetería.
  • Cuida y pasa tiempo en el jardín, y si no tienes esa posibilidad, añade plantas verdes en tu casa, tanto en tu terraza como en el interior.

¿Se te ocurren algunas ideas más?

A mi ahora mismo no, pero seguro que cuando lo repase se me ocurran algunas más…xD

En definitiva:

El OBJETIVO FINAL debe ser:

Por un lado pasar más tiempo regados por luz solar, sin paredes, mirando al (azul o verde) horizonte y sobre superficies naturales e irregulares de día, y dormir con plena oscuridad de noche.

Y por el otro, pasar menos tiempo regados por luz artificial, mirando pantallas, entre cuatro paredes y caminando sobre superficies lisas como asfalto, cemento, parqués o baldosas…

Otro tema que no he mencionado es el de la temperatura ambiente…

Nuestro cuerpo necesita adaptarse a cierta variación térmica, tanto en un mismo día como a lo largo del año…

Es imprescindible para tener un sistema inmune fuerte.

No puede ser que durante el día y la noche estemos a la misma temperatura…

Y sobre todo, no puede ser que vivamos todo el año evitando el clima, y entre la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano vivamos siempre entre 18 y 20ºC… 

Hecho este pequeño inciso…

La frase:

“En todo paseo por la naturaleza, uno recibe mucho más de lo que busca”.

Y las preguntas con las que siempre me gusta terminar para hacerte reflexionar y que si quieres, compartas conmigo.

¿Cuántas horas utilizas el móvil al día? Lo mismo para el ordenador y la TV.

¿Podrías reducir ese tiempo o las pantallas “te atrapan” y hacen que el tiempo te pase volando?

¿Cuántos metros a la semana caminas por otra superficie que no sea asfalto, baldosas, moqueta o parqué? 

Cuánto tiempo hace que no respiras hondo y piensas: «¡Buah! ¡Aire puro!»

Como siempre, un placer reflexionar contigo.

– – –

Salud y Buenos Pensamientos,

Coach “cuanto más salvaje soy más feliz me siento” Galo

PD: Tengo muchas ganas de volver a organizar alguna Escapada INdomable y visitar algún museo de esos en los que hay que andar bastante para llegar a la sala de exposición final, aunque el camino de acceso a esa sala ya es en sí mismo una exposición increíble; y en el que no hay paredes y está iluminado de día, pero totalmente oscuro de noche. Uno de esos museos en los que está expuesta la obra de una sola artista, pero que para mi es la artista más fascinante y con más talento de la historia del arte. Además su arte es cambiante. Aunque vuelvas más veces al mismo museo siempre hay cambios y movimiento. ¡Es un arte vivo e imposible de falsificar! Y además es gratis. Nunca firma sus obras pero todo el mundo sabe de quién son… Sí, hablo de la Madre Naturaleza.